SUPERBANNER_IRMA.jpg

"De color morado también se viste una Cuaresma". Por Marisa Del Collado

Me gustaría que el propio convencimiento que hoy logro, llegue a otras personas como tú también. Y es que pude sentir la enorme diferencia que puede tener para uno de nosotros no sólo creer simplemente en la existencia de Dios, sino con la ayuda de la Sagrada Escritura poder palpar que se puede afianzar esa Fe en "El Dios" que nos busca, que consta que conformó para ello un pueblo para recibir a su hijo Jesucristo y una vez logrado ésto por medio de Él, abrirnos las puertas del cielo a todos, a los dispuestos a recibir a su hijo y creer en Él como Aquel que puede por nosotros transformar nuestro corazón, vencer la muerte y ser dueño de la Vida.

Es fascinante ver cómo lo anunciado 1800 años aproximadamente a.C. se cumple al pasar del tiempo con Cristo presente en el mundo. Fascinante ver ese perfecto hilo de acontecimientos que tiene el recorrido de Dios con el hombre y del hombre con Dios en distintas etapas del pueblo judío, hasta su plena manifestación en Jesucristo y la comunidad naciente de cristianos. En forma gradual, en la Biblia, encontramos la revelación del plan de Salvación para la humanidad entera. Mirar así las cosas pudo esclarecerme, ver que Dios no se revela con el fin único y en sí mismo de darse a conocer, sino se revela como un Padre amoroso y entendido de nuestra existencia. Él, no se ha mostrado como aquel que alardea desde lo alto con su magnificencia. Dios es relación, busca salvar. Sus manifiestos son evitar que el hombre se pierda y perezca. Da a conocer que el alimento que nuestras almas necesitan es vivir próximos a su amor. Con ese alimento, Su canal llamado gracia, transportará inimaginables regalos a nuestra existencia humana para hacernos más fuertes, hijos y hermanos. Él depositó en nuestras almas un anhelo de eternidad, por eso le buscamos, por ello las huellas de millones de personas trás Él en la historia. Cuando nos liberamos de la soberbia, Dios conduce nuestra inteligencia humana a poder reconocerle. Los escritos sagrados son una escalera para conectar el mundo humano y el mundo divino. Ésta descripción general que nutre mi convencimiento sobre nuestra historia humana con Dios, la hago sin realizar invenciones ni hacer cuentos bonitos, consta en la Biblia de principio a fin. Con Jesucristo, nuestra naturaleza humana gana amor, luz y verdad. Es tan común que hoy muchos acaben por menospreciar los valores cristianos, sin embargo, cuando lo hacen no son conscientes de lo dramáticamente distinta que sería la dinámica social mundial sin la influencia de los valores que Cristo anunció en su evangelio. Simplemente el concepto de dignidad probablemente sería desconocido. Admiro ésta manera de Dios de presentarse ante la humanidad, como mujer me alegra mucho. La vida tuya y mía puede cambiar cuando nos dejamos amar y correspondemos a ese Alguien tan confiable. Espero que te puedas convencer de ello.

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
BANNER_VIDAQUEDAVIDA.jpeg