SUPERBANNER_IRMA.jpg

TU IMAGEN, TU SELLO

Por Angélica Pérez Del Valle


Desde hace varios años muchas personas me identifican como asesora de imagen porque fui editora de moda y belleza en una revista de circulación nacional, y ¡¡¡me encantaba!!!

Hacer cambios de imagen a la gente de pie, era de las cosas más satisfactorias durante mi paso por aquella época, porque con ello no sólo les cambiaba el look, sino también la vida; porque la imagen va más allá de la propia "frivolidad" que aparenta, tiene que ver con quien eres cómo te sientes cómo lo reflejas. Así, hoy me llaman para dar cursos de imagen pública, y al versarme más en el tema gracias a Daniela Malanco Licenciada en Imagen pública, me di cuenta de que no tenía muy claro, ni cuál era mi estilo , ni siquiera cuáles colores me favorecían más, y tenía muchos mitos sobre mi tipo de cuerpo, que al igual que mis actividades ha cambiado. por ello hoy quiero hablar de que la imagen personal empieza en un descubrimiento de nosotros mismos. Y cito un excelente artículo de autor desconocido que refleja mucho de lo que soy y pienso de esta disciplina y la forma en que la enfoco en mis cursos tiene que ver con ello ya que: "Si sólo lo centramos en la fachada, lo que haremos será presentar a los demás alguien que no somos y que, en la mayoría de los casos, lo único que están haciendo será actuar hacia los demás.

Redescubrirnos significa parar, sentarse frente a nuestro propio espejo y darnos cuenta de quienes somos. Es un proceso muy sencillo y, a la vez, una forma que tenemos de quitarnos de encima todo lo superfluo. En un primer momento lo que tenemos que ver son los puntos negativos a nivel personal. Qué es lo que nos gusta de nosotros y en qué nos equivocamos. Al mismo tiempo también valorar cuáles son nuestros puntos positivos y que es lo que nos gusta de nosotros. Lo más importante es la sinceridad y coherencia con uno mismo.


Una vez que tengamos esto claro lo demás es un poco más sencillo. Tenemos que tener en cuenta que lo que nosotros mostremos a los demás es la imagen que los demás recibirán de nosotros, por eso es muy importante ser sinceros con uno mismo a la hora de que nos conozcan. La imagen personal se basa en unos factores muy concretos: la personalidad, el carisma, vestuario, actitud y la credibilidad.

Cuando nos referimos a la personalidad, nos referimos a que la persona se tiene que mostrar tal como es. Nadie le cae bien a todo el mundo, nadie es feliz las 24 horas del día, nadie está perfecto siempre. Todos tenemos muchas virtudes y defectos y lo que tenemos que hacer es aprovechar lo mejor de cada uno y los defectos, corrigiéndolos poco a poco. Mostrarnos tal cual somos es un punto positivo para nosotros y para la gente que nos rodea y, si la aplicamos a la parte laboral, mucho mejor porque eso crea, en muchos aspectos y situaciones, lazos positivos de confianza que pueden ser muy positivos en el trabajo.

El carisma es algo que se va trabajando cada día, con una actitud positiva y con las ganas de mejorar a nivel individual. La actitud es muy importante, ya que si es positiva, si es buena y la trabajamos ganaremos muchísimo a la hora de lograr lo que queramos.

En cuanto al vestuario, también es importante para la imagen personal. Pero tampoco tenemos que parecer alguien que no somos. Lo mejor es, si tenemos cualquier duda en ese aspecto, contar con alguien que nos ayude, de su punto de vista independiente, con ello.

En cuanto a la credibilidad, es importante que las personas que conozcamos, ya sea en el ámbito privado como en el ámbito profesional, sepan quién tienen delante de ellos, qué confíen en nuestro potencial porque confían en la persona, en quién es, cómo es y en lo que transmite a los demás".


Entonces como lo decía mi famosa Tía Chepina, como te veo te trato y eso tiene que ver con lo que sabemos que somos y valemos y por consecuencia natural se reflejará en tu diario actuar, vivir y vestir.


0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
MALANCO.jpg